general

Las aves rapaces se caracterizan por tener un pico curvado y unas fuertes garras con uñas muy afiladas con las que cazan a las presas.

Las águilas y los búhos son las más conocidas, pero hay muchas más… aproximadamente unas 150 especies de nocturnas y 300 de diurnas.

Las rapaces nocturnas están preparadas para volar y cazar en la penumbra. Sus grandes ojos con gran cantidad de células sensibles a la luz, les premite desplazarse por el bosque y los campos buscando pequeños mamíferos. Además de un oído muy desarrollado para poder detectar con precisión los sonidos más imperceptibles. Una vez ha detectado la presa, inician el vuelo de caza, que a diferencia de las rapaces diurnas es extremadamente silencioso.

Cuando mencionamos las aves rapaces diurnas, incluimos diferentes grupos: águilas, halcones, buitres, milanos, azores…

El cuerpo de una diurna, es más estilizado que el de las nocturnas: el pico queda más al descubierto así como las garras y la cara no es tan redonda ni plana.

Todas ellas tienen un sentido especialmente desarrollado para la caza: la vista. Así como de noche es esencial oir… de día es mucho más importante ver.

La resolución de la imagen es mejor que la nuestra y además pueden detectar a las presas en movimiento a grandes distancias. Comparándola con nuestra vista, podríamos afirmar que ven unas 8 veces mejor, sería el mismo efecto que mirar a través de unos prismáticos de 8 aumentos.

Llamamos generalmente buitres a aquellas rapaces que se alimentan de animales muertos, es decir, que son necrófagas. En la Península Ibérica, podemos observar 4 especies de aves carroñeras y la más abundante es el Buitre Común (Gyps fulvus). Destacan por el cuello largo y desplumado recubierto de plumón, necesario y más higiénico para el tipo de alimentación. Las medidas de esta especie son espectaculares: entre 240 y 280 cm. de envergadura y un peso aproximado de 8 kg.

El grupo de las águilas se destacan sobre todo por la fuerza de sus garras y la destreza en la caza.

Los ratoneros, también son de la familia de las águilas. Tienen el aspecto de águilas pequeñas y en el vuelo, es fácil confundirlos con estas. La prominente ceja sobre los ojos, les da una expresión muy característica a algunas rapaces.

Suelen pasar horas posados en árboles o atalayas, observando el prado o el sotobosque, al acecho de algún conejo o ratón despistado.

El grupo de los halcones, es muy diferente al de las águilas y buitres. Son de tamaño medio, tienen las alas estrechas y son especialistas en capturar las presas al aire. Su hábitat preferido es el campo abierto, donde pueden perseguir a las presas a gran velocidad. De hecho, el más rápido de todos es el Halcón Peregrino, que dicen que en picado supera los 300 km/h. Un cuerpo robusto, aerodinámico y un rápido batir de alas, hacen posible alcanzar dicha velocidad.

Pero a diferencia de las nocturnas, los halcones son muy nerviosos. Por este motivo, cuando son adiestrados para la caza, se utiliza la caperuza para mantenerlos más tranquilos.

Para conocer el estado actual de las poblaciones de las especies autóctonas, consultar la web:

http://www.sioc.cat/fitxa.php?sci=0&sp=FALPER